EMPRESA DE SERVICIOS ENERGÉTICOS (ESCO)

Tiempo de lectura: 5 minutos

La Directiva de eficiencia energética en edificios (EPBD: Energy Performance of Buildings Directive) es la principal norma europea dirigida a impulsar la contención de emisiones de gases de efecto invernadero, del consumo energético y eficiencia energética y de generación de energía a partir de fuentes renovables en las edificaciones. En ella, se define a la Empresa de Servicios Energéticos (ESCO: Energy Service Company) como toda persona física o jurídica que presta servicios energéticos o aplica otras medidas de mejora de la eficiencia energética en la instalación o los locales de un cliente final, asumiendo un cierto riesgo económico. El pago de los servicios prestados se basa, ya sea en parte o totalmente, en la obtención de ahorros de energía y/o ahorro económico a través de la implantación de medidas de mejora de la eficiencia energética, ahorro de consumos o utilización de fuentes de energía renovables y en el cumplimiento de los demás requisitos de rendimiento convenidos. El servicio energético así definido deberá prestarse basándose en un Contrato de Rendimiento Energético (EPC: Energy Performance Contracting) que deberá llevar asociado un ahorro de energía verificable, medible o estimable. Existen varias modalidades de EPC, una de las cuales es el Contrato de Rendimiento Energético con Ahorros Garantizados. Los servicios prestados son de lo más variado, dependiendo sobre todo de su complejidad, pues pueden ir desde la sustitución del alumbrado hasta la instalación de un sistema propio de energía en un edificio. De esta manera el plazo para la recuperación de la inversión es muy variable según las mejoras realizadas, la tecnología utilizada y la inversión realizada. Los proyectos de mejora de eficiencia energética, a grandes rasgos, suelen requerir los siguientes pasos:

  1. Análisis previo

  2. Diseño del proyecto

  3. Definición del contrato

  4. Desarrollo e implantación del proyecto

  5. Gestión y mantenimiento

  6. Control y verificación

La idea base del modelo de la ESCO tiene por objeto permitir al cliente una reducción de su consumo energético sin necesidad de realizar una importante inversión.

Las claves competitivas de las ESCO se basan en la reducción de costes energéticos para los clientes finales con respecto a otro tipo de instalaciones, servicio integral que incluye desde el estudio de la situación de partida, hasta la ejecución y financiación del proyecto.

Por otro lado, simplifica la gestión, ya que la ESCO es el único interlocutor con los clientes y se encarga de coordinar la implantación del proyecto con entidades financieras, proveedores de energía, fabricantes de equipos, instaladores y mantenedores.

QCD advisory está registrado como ESCO tanto en la Comunidad Autónomas de las Islas Baleares, como en el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE).

Alrededor de un 30% de la energía consumida en España y en las Islas Baleares se consume en edificaciones (viviendas y servicios). En este escenario los ahorros provendrían de la rehabilitación energética de la envolvente térmica de los edificios existentes, la mejora de las instalaciones térmicas de calefacción, climatización y agua caliente sanitaria, iluminación, ascensores y otros sistemas de transporte y las instalaciones eléctricas. Se incluyen también aquí medidas para la mejora de la eficiencia de las instalaciones de frío comercial e industrial y los centros de proceso de datos, renovación del parque de electrodomésticos así como sistemas inteligentes aplicadas al control y la automatización inteligente de la vivienda (domótica) y de edificios no destinados a vivienda, como hoteles, centros comerciales, escuelas, universidades, hospitales y todos los edificios terciarios (inmótica), que permiten una gestión eficiente del uso de la energía, que aporta seguridad y confort, además de comunicación entre el usuario y el sistema.

Para los usuarios de un edificio o  vivienda, una mayor eficiencia supone un mayor ahorro en el consumo de energía de las instalaciones de climatización, agua caliente sanitaria e iluminación. Repasemos algunos conceptos básicos.

La demanda energética es la energía que el edificio requiere para que en su interior exista confort. Es la energía necesaria para la climatización (calefacción y refrigeración), ventilación, producción de agua caliente sanitaria (ACS) e iluminación.

El consumo energético es la energía suministrada por un sistema que tiene un rendimiento determinado. Es el gasto energético que realmente tiene el edificio. El consumo energético es:

Consumo energético = Demanda energética/Rendimiento

Cuanto mayor sea el rendimiento y más cercano al valor máximo del 100%, menor será el consumo energético.

Las medidas de ahorro energético se basan en tres ejes:

  • Reducción de la demanda energética, evitando el derroche y poniendo en marcha medidas que ahorren energía

  • Utilización de fuentes de energía renovables (solar, eólica, biomasa, hidráulica, entre otras) en lugar de energías fósiles

  • Uso eficiente de la energía, mediante el uso de equipos con rendimientos elevados

Las medidas pasivas de eficiencia energética son aquellas que inciden reduciendo la demanda energética del edificio, como la mejora del aislamiento térmico de la envolvente térmica (la envolvente térmica de un edificio o vivienda es la superficie que delimita sus espacios habitables), cerramientos que mejoren su aislamiento térmico y hermeticidad, sistemas constructivos que eliminen los puentes térmicos (un puente térmico es una singularidad de la envolvente de un edificio en la que se transmite más fácilmente el calor que en las zonas aledañas, debido a un cambio en la geometría de la envolvente, un cambio de materiales o de resistencia térmica) o el empleo de protecciones solares, aplicables tanto en viviendas nuevas como en la rehabilitación de viviendas existentes.

En viviendas de nueva construcción, se consideran además otras medidas, como son la situación y orientación del edificio y su compacidad (compacidad = volumen de la envolvente térmica/superficie de la envolvente térmica).

Dentro de las actuaciones para el ahorro energético, las medidas pasivas son la solución más eficaz ya que rentabilizan la inversión a lo largo de toda la vida del edificio (cuya vida media se extiende en promedio durante más de 50 años) y en especial en el caso de la rehabilitación de edificaciones antiguas.

El segundo eje de medidas de ahorro energético se refiere a la contribución de energías renovables sobre la demanda energética. El abanico de alternativas de generación de energía renovable es muy amplio: energía solar térmica, bomba de calor, recuperación de calor de otros equipos, solar fotovoltaica, biomasa, aerotermia, cogeneración o geotermia, entre otros.

El tercer grupo de medidas de ahorro energético busca asegurar un uso eficiente de la energía. El indicador de consumo energía primaria no renovable, también fijado por el Documento Básico de Ahorro de Energía (DB-HE) del Código Técnico de la Edificación (CTE), nos permite evaluar cuánto contamina el edificio y nos ayudará a elegir las instalaciones térmicas más adecuadas.

Las certificaciones de eficiencia energética presentan una lista de recomendaciones para mejorar el consumo energético del edifico o vivienda analizados. Estas recomendaciones van dirigidas a limitar al máximo la demanda de energía, mediante soluciones pasivas que evitan su despilfarro.

Una vez que hemos reducido al minimizado el consumo de energía, es el momento de buscar fuentes renovables de energía. De este modo, la energía que nos suministra la comercializadora de energía será menor y, por ende, también será inferior el importe de su factura. Una buena selección de la empresa comercializadora de energía, que la potencia contratada sea la realmente demandada, que la tarifa que se adecúe a nuestro perfil de consumo o bien modificar los hábitos de consumo para aprovechar las tarifas más competitivas nos ayudarán además a bajar este importe.

La suma de todos estos efectos hará que el gasto destinado a la energía sea el menor posible.

Contacta con nosotros si deseas ahorrar en tus facturas de luz y gas. Te ayudamos a reducir el consumo energético, consiguiendo por tanto, un importe ahorro económico.

CONTACTO

CONTRATO DE RENDIMIENTO ENERGÉTICO (EPC) CON AHORROS GARANTIZADOS

DIRECTIVA DE EFICIENCIA ENERGÉTICA EN EDIFICIOS (EPBD)

CÓDIGO TÉCNICO DE LA EDIFICACIÓN (CTE)

DOCUMENTO BÁSICO DE AHORRO DE ENERGÍA (DB-HE)

CERTIFICACIÓN DE EFICIENCIA ENERGÉTICA

AHORRA EN TUS FACTURAS DE ENERGÍA

CONSEJOS PARA AHORRAR ENERGÍA

INICIO